Saltar al contenido

Cómo justificar una falta en el trabajo

Hay veces que no podemos evitar faltar al trabajo, por razones que se escapan de nuestra voluntad. En caso de imprevistos y contratiempos que te lleven a ausentarte de tu jornada laboral, deberás notificarlo a tus jefes debidamente. De lo contrario, tu reputación y responsabilidad podrían cuestionarse.

Es importante saber que como empleado tienes ciertos debes, y uno de ellos es cumplir a cabalidad con tu horario laboral en el lugar o los lugares que estén especificados en tu contrato. Es por esta razón que saber justificar una falta en el trabajo es algo primordial.

Ausencias laborales justificadas

Antes de comenzar a explicar cuál es la manera correcta de notificar sobre una falta en el trabajo, vamos a intentar aclarar qué puede o no considerarse una falta justificada, entendiendo que la Ley Federal del Trabajo no contempla este fenómeno, por lo que queda abierto a la interpretación.

Las empresas, en su Reglamento Interno del Trabajo, pueden dejar claras las situaciones que justifican una inasistencia y los empleados deberán apegarse a ellas. Las más comunes son:

Enfermedad o lesión

Avisar de una enfermedad o lesión repentina que te impidan desempeñar tus funciones con regularidad es justificativo para ausentarse un día del trabajo. En caso de enfermedad, es preferible no ir y evitar contagiar al resto de los trabajadores.

Emergencia familiar

La necesidad de asistir a un familiar directo, entiéndase hijos, esposo o padres, es también una razón válida para no asistir al trabajo y que suele ser entendida y respetada por los patronos.

Duelo

Ante la muerte de un familiar cercano, las empresas acostumbrar a ofrecer algunos días libres a la persona afectada, con el objetivo de que recupere sus ánimos hasta que puede reincorporarse con regularidad a sus labores.

Problemas asociados al transporte

Aquí se engloban paros en el transporte público, calles cerradas por fenómenos naturales o eventos sociales, problemas con el vehículo personal, condiciones climáticas que dificulten el traslado, etc.

Emergencias en el hogar

Si tienes una emergencia relacionada con tu casa que demande tu presencia para solucionarle, se justifica la falta en el trabajo. Estas emergencias pueden ser tuberías rotas, cortes de luz, plagas, etc.

Citas médicas programadas

Hay visitas al médico que no pueden postergarse y que tampoco es posible realizarlas los fines de semana. Ya sea que sufras de alguna patología que requiera de visitas constantes al médico o de alguna situación de cualquier otra naturaleza, tener una cita médica en horario laboral es una razón de peso para no asistir al trabajo o irse más temprano.

Citas judiciales

Si tienes que acudir a un tribunal a declarar, como testigo o por otro motivo semejante, es razón justificante de no ir al trabajo durante esas horas.

Procedimiento para justificar una falta en el trabajo

Una vez más, la Ley Federal del Trabajo no establece plazos o mecanismos a seguir por parte de los empleados para notificarle a sus jefes sobre ausencias justificadas.

De nuevo, queda por parte de la empresa definir un procedimiento en su Reglamento Interno de Trabajo.

Como ya dijimos, no existe un periodo de tiempo determinado en el que por ley deba enviarse la notificación, pero se debe tener mucho cuidado de no incurrir en faltas graves.

Cómo dirigirte a tu jefe

La forma más correcta de notificar la razón de la ausencia es por medio de una carta. Para darle credibilidad, puedes adjuntar un documento que justifique la razón que estás dando. Por ejemplo, parte médico, recibo de un taller mecánico, recibo del plomero, notificación de la cita judicial, etc.

Guíate con este modelo de carta para justificar una falta en el trabajo y adáptala a tu situación.

Cuántos días puedo faltar al trabajo sin que me despidan

La Ley Federal del trabajo establece la cantidad de faltas que se consideran abandono al trabajo y, por lo tanto, justifican el despido sin derecho a indemnización.

Incurrirás en una infracción grave si:

  • Faltas a tu trabajo durante tres días consecutivos.
  • Te ausentas durante 5 días en un periodo de 30 días.
  • No te presentas a trabajar durante 15 días en un periodo de 180 días.

Por lo tanto, si queremos establecer un periodo de tiempo máximo en el que es conveniente notificar sobre la ausencia, podemos ubicarlo en 4 días.

Hay que resaltar que se trata de días laborales, así que no se cuentan los fines de semana, días festivos o vacaciones.

A qué tengo derecho si me despiden por faltar al trabajo

Si ya le diste a la empresa los argumentos necesarios, será muy fácil para ellos despedirte alegando abandono al trabajo. Para hacerlo, solo deben darte un aviso de recisión de contrato o presentarlo ante la Junta de Conciliación y Arbitraje.

En este caso, las remuneraciones económicas que te corresponderían, son:

  • El aguinaldo proporcional hasta la fecha de tu despido, contando únicamente los días trabajados.
  • El pago de la prima vacaciones y de las vacaciones, de igual manera, que será proporcional con los días que has trabajado.
  • Prima de antigüedad, que consiste en el pago de 12 días de salario ordinario por cada año que trabajaste en esa empresa. El tope para el pago de esta prestación es dos veces el salario mínimo, en caso de que tu sueldo sea mayor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *