Saltar al contenido

Cómo renunciar a un empleo

Salir de un trabajo puede ser tan difícil como entrar a él.

Sin importar las circunstancias que te lleven a querer abandonarlo, ya sea que tengas una mejor oferta, que no estés a gusto con el ambiente, que vayas a mudarte de ciudad o cualquier otro motivo, es importante dejar una buena impresión en todo momento tanto con tu jefe como con tu compañeros, ya que en el mundo laboral las referencias juegan un rol primordial.

Vamos a repasar algunos consejos y recomendaciones, para que cuando llegue el momento de dar un paso al costado, lo hagas de la mejor forma y des un salto de calidad en tu vida profesional.

Toma la decisión con cabeza fría

Ten cuidado con cómo y cuándo tomas la decisión de abandonar tu empleo. Si acabas de tener un desacuerdo o altercado con tus compañeros de trabajo o tu jefe, o si estás atravesando un momento de mucho estrés debido a las presiones laborales, enfócate primero en superar estas adversidades.

Si una vez que las aguas estén más calmas todavía te sientes indeciso, puedes hacer una lista de pros y contras, así podrás ver si tienes más motivos para irte o para quedarte, además de identificar plenamente los motivos que hacen que te quieras ir.

Apégate a las normas de la empresa

Revisa los estatutos o los manuales de empleo de tu empresa, de esta forma te aseguras de cumplir con los tiempos de preaviso.

Esto es más que una mera formalidad, ya que el incumplir estas pautas, que aceptaste al firmar tu contrato, podría afectar negativamente a tus beneficios económicos de finalización y también a tu imagen como profesional.

Aunque tengas ya un nuevo empleo esperando por ti, no abandones tu trabajo abruptamente y sin seguir el protocolo establecido para este fin.

Tu jefe debe ser el primero en enterarse

De ser posible, reúnete con él personalmente y comunícale tu decisión antes de comenzar el proceso de renuncia formalmente. Es importante que no se entere por rumores de pasillo, porque eso afectaría enormemente tu reputación.

Si verse en persona no es posible, intenta organizar una reunión por Skype o por Zoom, y como última opción utiliza el correo electrónico. Antes de hablar con él, ten muy claros tus motivos y tus argumentos, de esta forma demostrarás confianza en ti mismo.

Aunque te estés yendo en buenos términos, esta puede ser una conversación difícil de tener, pero si ya estás seguro de tu decisión, entonces debes estar listo para responder a alguna contraoferta o petición de reconsideración por parte de tu jefe.

Deja tu renuncia por escrito

Después de haberle comunicado personalmente a tu jefe la decisión de renunciar a tu empleo, el próximo paso lógico es hacerle llegar tus palabras por escrito, de esta forma terminas de darle formalidad a la situación.

Además, algunas empresas incluyen este documento en su expediente del trabajador.

Tu carta tiene que ser corta, concisa e incluir los siguientes puntos:

  • La fecha del último día que trabajarás: Esta fecha debe ir en función de los estatutos de la empresa que aceptaste al momento de iniciar a trabajar allí. Por ejemplo, si el tiempo mínimo para dejar de trabajar una vez presentada la renuncia es de 20 días, pues en base a esa cantidad de días es que escribirás la fecha de tu retiro presencial.
  • Breve explicación de las razones: No es solo una cuestión de cortesía, ante cualquier decisión importante en tu vida laboral debes dejar una reseña de los motivos que te llevan a tomarla. Incluso si las razones que te hacen abandonar tu empleo son desagradables, siempre mantén la cordura y el formalismo al momento de escribir, sin sonar irrespetuoso o soez.
  • Palabras de agradecimiento: Finaliza con un tono amable, agradeciendo la confianza de haberte concedido un puesto laboral por el tiempo que hayas permanecido en él. Hasta de las situaciones desagradables quedan enseñanzas, así que asegúrate de decir cómo tu experiencia laboral, buena o mala, te ha hecho crecer como persona y como profesional.

Prepara un informe sobre tu puesto y tus funciones

Antes de irte, déjale a la empresa un informe que puedan pasarle a tu sustituto, donde expliques detalladamente el estado actual de las actividades que venías desarrollando y los próximos pasos a seguir.

También puedes aprovechar este informe para resaltar cuáles fueron tus logros en la compañía y todos los objetivos que se cumplieron bajo tu gestión y que ayudaron a desarrollar a la empresa.

Sé un profesional hasta el último día

Así tu renuncia ya haya sido aprobada y todo sea un hecho, sigue siendo fiel y diligente a tus funciones hasta el último momento.

Continua llegando temprano, atendiendo tus pendientes, desarrollando las actividades que están a tu cargo y siempre con una actitud positiva. Recuerda que en el mundo laboral tu imagen es muy importante.

Asegúrate de recibir recomendaciones

Aunque ya tengas un nuevo empleo asegurado, pregúntale a tu jefe y compañeros si puedes guardar su información de contacto para que en un futuro puedan dar referencias positivas de tu desenvolvimiento profesional.

Las conexiones son vitales y necesarias en cualquier momento de tu vida laboral. También ofrécete como contacto de tus compañeros y habla con aquellos de los que puedas dar buenas referencias para que formen parte de tu lista de contactos.

Renunciar a un empleo y el nuevo comienzo

Terminar una relación de cualquier tipo, incluidas las laborales, representa un desafío emocional importante que hay que saber manejar.

Si ya tomaste la decisión de renunciar a tu empleo, entonces deberás estar listo para controlar la ansiedad y los nerviosos que puede representar el estar desempleado o el iniciar en una nueva empresa, a cargo de nuevos proyectos y rodeado de personas desconocidas.

Lo más importante es que estés seguro de tu decisión y que confíes plenamente en tus capacidades.

Si renunciaste y no tienes empleo, la actitud positiva te ayudará a conseguir uno nuevo; además, aquí puedes encontrar un montón de información que te ayudará a armar de mejor manera una solicitud de empleo.

En caso de que ya tengas trabajo, tener plena conciencia de tus habilidades profesionales y sociales te hará mucho más sencillo el proceso de adaptación a un nuevo ambiente laboral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *