Saltar al contenido

Qué hacer cuando tus compañeros de trabajo no te quieren

En cualquier ámbito de la vida, cultivar buenas relaciones interpersonales es una tarea que requiere de mucho tiempo, dedicación y empatía. Es común que por ciertas características propias de nuestra personalidad congeniemos más con unas personas que con otras.

Esto quiere decir que es común estar rodeado de personas a las que no les agradamos, pero ¿qué pasa cuando mis compañeros de trabajaron no me quieren? ¿Cómo debo afrontar esta situación? Vamos a tratar de responder estas interrogantes.

Malas relaciones con los compañeros de trabajo: posibles causas

Las agresiones entre empleados suele darse entre personas con el mismo nivel jerárquico dentro de la compañía. Es decir, no es desde los jefes hacia sus subordinados o viceversa, más bien se da en un nivel horizontal.

Según diversos estudios se ha comprobado que, más que incompatibilidades propias entre los compañeros, esta conducta es una respuesta propia al estrés o a los conflictos derivados del trabajo.

En este caso, la víctima del maltrato se utiliza como la figura sobre la que recaen las acusaciones que son inherentes a todo el grupo, como pueden ser la desorganización, el desorden o el fracaso del proyecto.

Quién será la víctima va a depender de una serie de otros factores, todos ellos alimentados principalmente por chismes, celos y envidia. La forma en que esa violencia se manifiesta puede ser muy variada, incluyendo racismo, marginación, burlas relacionadas con el físico, etc.

La simpatía por parte de los jefes hacia un empleado en particular, o el hecho de que sobresalga por sus habilidades, es otro factor que puede activar este tipo de maltratos. En este caso, el móvil es que el resto de compañeros verán a esta persona como un competidor al que deben eliminar.

Técnicas para lidiar con los compañeros de trabajo que no te quieren

Estos consejos te ayudarán a hacer más llevadera la situación y a sobrevivir a un ambiente laboral adverso.

Mantén la calma

Antes de desarrollar esta idea, respóndete esta pregunta: ¿Con qué persona preferirías trabajar, con una que se altera fácilmente ante cualquier estímulo o con una que siempre está calmada?

Conseguir la empatía y el reconocimiento de tus compañeros va a ser muy difícil si estallas rápidamente ante las provocaciones. Las personas calmadas transmiten confianza, autocontrol y serenidad.

Cuando los compañeros que te retan constantemente se den cuenta de que sus acciones no logran alterarte, empezarán a ceder.

Intenta ponerte en sus zapatos

Aunque pueda parecer que esa persona solo intenta molestarte, casi siempre hay una razón de fondo, que no suele estar visible.

Trata de indagar un poco más en sus actitudes para descubrir qué es lo que realmente le está motivando a actuar de esa manera. Una vez identifiques qué le motiva, entenderás cómo ayudarle a superar esa fijación que tiene contigo.

Escucha a terceros

Pide consejos. Recuerda que cualquier situación que estés atravesando, por más compleja que pueda parecer, ya alguien más la vivió y la solucionó en el pasado. Habla con jefes, compañeros o amigos, plantéales tu caso y escucha sus experiencias. Seguramente, allí encontrarás un punto valioso que estás pasando por alto.

Manifiesta tus intenciones claramente

Explícale, con paciencia y serenidad, qué es lo que haces y cuáles son tus motivaciones. Es posible que esa persona entienda que con tus acciones tienes la intensión de alimentar una guerra entre ambos, pero una vez sepa cuáles son las cosas que de verdad te interesan, puede que la colaboración mutua sea más sencilla.

Crea un vínculo personal

En esta era digital, donde el trabajo cada vez demanda más interacción con medios virtuales, es sencillo quitarle el toque humano a la interacción con otras personas. Tómate un minuto para intentar conectar a nivel personal con tus compañeros.

De ser posible, practiquen alguna actividad social alejada del ambiente laboral, como salir a comer o a tomar algo. Más allá de que sean tus colegas, no dejes de verlos como personas. Crear vínculos personales facilita enormemente cualquier tipo de relación humana, ya que generan empatía.

Siempre sé respetuoso

No puedes esperar buenos tratos si tú mismo no lo das. Nadie quiere sentirse tratado como un incapaz o un incompetente. Ante cualquier situación con un compañero de trabajo con la que debas lidiar, piensa en cómo te gustaría a ti ser tratado si estuvieses en su lugar.

Enfócate en lo que puedes hacer

Es posible que estés atravesando alguna situación adversa o complicada a causa de tus compañeros de trabajo, ya que han incurrido en retrasos o en faltas que han terminado por afectarte directamente.

Si este es el caso, no te enfoques en lo que ya pasó, más bien visualiza el panorama de las posibilidades y focalízate en aquellos que puedes hacer para que las actividades sigan avanzando.

No hables mal de nadie en la oficina

Las críticas destructivas nunca suman; por el contrario, si caes en ellas lo único que cosecharás son enemigos e improductividad. Si quieres desahogarte con un amigo acerca de las actitudes de otro compañero, asegúrate de hacerlo lejos de la oficina.

Aprende a ignorar

Si ya has aplicado todos los consejos y has hecho todo lo que ha estado a tu alcance para hacer que la situación cambie, pero simplemente no sucede, entonces ignóralo y continúa con tus labores.

Obviamente, este consejo es mucho más fácil decirlo que aplicarlo, porque se trata de estar bajo un estrés constante en tu área de trabajo. Pero muchas veces, cuando aprendes a ignorarlo y a no darle importancia, la situación empieza a mejorar.

Qué hacer si nada funciona

Si ni siquiera el ignorar a tus compañeros ha hecho que se detengan las agresiones, el último recurso que tienes es dirigirte a tu jefe y plantearle la situación.

Hacer que la cadena de mando intervenga puede ser la única forma de solucionar el conflicto. Sin embargo, debes saber que esta es la última decisión que debes tomar, porque involucrar a los superiores puede ser visto como incapacidad de tu parte para resolver tus conflictos.

Pero en caso de que la situación sea insostenible desde todo punto de vista y decidas renunciar, aquí vas a encontrar la forma correcta en la que debes hacerlo.

Antes de incursionar nuevamente en el mercado laboral, te recomiendo armarte con las mejores herramientas para competir por un nuevo cargo. Por ejemplo, conoce todos los detalles acerca de cómo hacer una carta de solicitud de empleo que sea perfecta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *